/Calendario Eterno

Calendario Eterno

INTRODUCCÓN

“Un artista puede renunciar a cualquier cosa menos al público”. ¿Quién lo dijo? Lo dije yo.

La creatividad es una cualidad típica del ser humano, como el amor o el sentido del humor. No digo que todos la tienen en igual medida, pero una cosa es cierta: para que la creatividad se manifieste, y por lo tanto tú y el mundo se enteren, se necesita un contexto que la provoque y un público que la atestigüe. Nunca he usado las redes sociales de forma personal para poder charlar con alguien o, cuando estoy solo, para chismear en la vida privada de las personas, y en verdad nunca me apasionó este medio comunicativo hasta que…

Escribí mi primer libro y necesitaba promoverlo, así que me asesoré con mi amigo Julián Garriz, experto en medios de comunicación por internet, que me introdujo al tentacular mundo de Facebook: una revelación. Facebook no es solamente una red de contacto entre humanos, sino también un gran escenario que ofrece la increíble oportunidad de ejercitar tu creatividad, porque tiene las dos características que mencionaba antes: un contexto que la provoca y un público que la atestigua. Por lo tanto, cada mañana me despertaba todo feliz porque al abrir mi fan page sabía que allí atrás de mi pantalla había un público esperando cualquier pendejada que se me fuera a ocurrir. Se trataba sólo de inventar buenas pendejadas y adquirir nuevo público. Cuando poco después me retaron los 140 caracteres de twitter, la hazaña ha sido hasta más estimulante: se trataba de concentrar los conceptos con los que me explayaba en Facebook, sintetizándolos en la contundencia de una simple frase. De allí la idea de escribir este libro.

La prima idea ha sido la de recoger mis twitts de estos últimos dos años para hacer la agenda de 2014: “Este año me vale madres”. Si mi editor fuera mal hablado como soy yo, cuando le presenté la idea me hubiera contestado: “¡No mames, pinche Dayal, que idea tan chingona!”. Pero él es un delicioso español del cual todos se enamoran, por lo tanto se limitó a mirarme con sus ojos buenos, pero traviesos, se levantó del escritorio y, dándome la mano, me dijo simplemente: felicidades.

Al final, por diferentes razones, decidimos renunciar a la idea de la agenda, para sacar un libro de aforismos; fue así que me vino la idea del “calendario eterno”, una agenda que puede ser usada para siempre.

Este Año Me Vale Madres, El Calendario Eterno de… es un libro que ofrece 365… o mejor 366 elementos de reflexiones sobre la vida de los seres humanos, una frase para cada día del año. Son todas frases originales… o al menos así me parece. Es muy difícil establecer con certidumbre si eres el primero en decir algo, y en cierto sentido, cuando creo, a menudo tengo la sensación de que lo que sale de mí ya existía.