¡Me vale madres!

sub_mevalechek

Mantras Mexicanos para la Liberación del Espíritu

Me Vale Madres es un libro que entre bromas y carcajadas indica un auténtico recorrido de liberación del espíritu.

Quitándose de encima el aire serio y el olor a moho que muchas veces tienen los relatos que hablan de desarrollo espiritual, Me Vale Madres provoca las tradiciones nacionales y religiosas de cualquier parte del mundo, e ironiza sobre la nueva tendencia de la búsqueda espiritual que se encuentra bajo el gran sombrero llamado New Age. De hecho el autor, paragonándose a los grandes visionarios de esta era, sostiene que el también, como muchos, canaliza una entidad de sabiduría que le habla de otro plan de realidad: el famoso Pancho López.

En la primera parte del libro se analizan las razones de “¿porque la humanidad esta tan jodida? Llegamos todos como expresión de la deslumbrante grandeza del misterio de la existencia, todo lo que encuentras en los ojos de un niño es pureza, honestidad, generosidad, confianza, nobleza, inteligencia, valor, sencillez… Después mira a un grupo de seres humanos adultos: un grupo de licenciados, profesionistas, señoras, comerciantes, políticos, administradores, policías y amas de casa, que lidian con sus vidas cargados de sus manías, ambiciones, miedos, mentiras, timideces, cálculos, hipocresías… y te preguntarás: ¿Dónde quedó toda esta gente tan bonita que había llegado a este mundo? ¿Qué ha pasado a la humanidad? ¿Cómo sucedió todo este relajo?

La primera parte es una sátira social-espiritual a cerca de como la humanidad viene “educada” y las consecuencia de eso. Se sostiene la tesis que la humanidad es víctima de un “proceso alquímico a revés” por obra de los que se ocupan de la educación de los niños (las familias, la escuela y la parroquia) capaz de transformar el oro en plomo: “los alquimistas patas pa´arriba”. En esta parte del libro, como en la segunda parte se encuentran historietas que funcionan como metáforas, como la “verdadera historia de los mandamientos”, el “encuentro entre Diógenes y Alejandro Magno”, y las historia de “Eva y la serpiente”, la de los monos, del elefante hindú, de los inventores de la ensalada y muchas más.

En la segunda parte del libro, siguiendo las “preciosas enseñanzas” de Pancho López se revela la “medicina suprema” para despertar la humanidad del sueño de su conciencia: los Mantras Mexicanos. A través tres expresiones típicas de lenguaje popular mexicano, se hace un recorrido que aun si paradójico y ridículo, contiene un auténtico mensaje de transformación del espíritu.

El primer mantra es Me Vale Madres, el mantra del desapego. Se explica que los seres humanos viven en un constante estado de conflicto interior, determinado de la “suprema” obra de los alquimistas a Revés. De hecho, desde niños aprendemos que así como somos no estamos bien, por lo tanto nos pasamos la vida tratando de ser diferente de lo que somos creando un infierno que nunca nos permite relajarnos, aceptar las cosas así como son y, de consecuencia, volvernos maduros y “encontrar a Dios”. La Verdad no es el resultado de un esfuerzo, es la realización que se encuentra en un estado de relajación. De aquí la importancia del mantra del desapego Me vale Madres. Cuando tu mente te tortura con su actitud tiránica, reza: Me vale Madres… Me vale Madres… Me vale Madres… y una deliciosa sensación de paz descenderá dentro y alrededor de ti.

El segundo mantra es el mantra de la purificación: ¡A La Chingada! Pancho López nos enseña que para encontrar la verdad, para tener un contacto con Dios tienes que soltar todo lo que te traes de tu pasado, todas las frustraciones, el enojo, el dolor, los traumas, el hartazgo… ¿Y cuál forma más divertida para purificarse? rezando con pasión ¡A la Chingada! ¡A la Chingada! ¡A la Chingada!. Nuestro guía Pancho López nos advierte: “Nuestras frustraciones y nuestros traumas son una cosa privada que no se tienen que cobrar a nuestras parejas, hijos, colegas y vecinos, tu frustración tiene que ser descargada en la intimidad de un encuentro privado entre tú y Dios… O también pueden reunirse con otros religiosos encerrándose en un lugar seguro y ayudándose, con gran compasión, a purificarse mandándose fraternamente a chingar a su madre uno al otro”.

Con el tercer mantra, el Mantra de la desidentificación, México alcanza las cumbres más inalcanzables de la poesía: “No Es Mi Pedo”. Aquí se explica el peligroso mecanismo de la identificación en el cual toda la humanidad vive. De forma divertida el lector viene introducido al sofisticado funcionamiento de la meditación Vipassana, la esencia de la meditación. Pancho López nos enseña que tú no eres ninguna de todas las cosas que tú piensas de ser, porque tú  al ser mexicano, católico, judío, alemán, japonés, musulmán, del Chivas o del Real Madrid… son el producto accidental de la forma en la cual tu mente viene programada, tienen a que ver con tu cultura y no con tu esencia. Por lo tanto cuando es tu mente a tomar las decisiones en tu vida, eres como un robot que sigue el programa que alguien más ha creado para él. El mantra “No Es MI Pedo” es el mantra de la liberación definitiva, que te permitirá des identificarte de todas las ideas que no son tuyas para dejarte desnudo en tu deslumbrante pureza. Rezando con pasión religiosa “No Es MI Pedo”… “No Es MI Pedo”… “No Es MI Pedo”… al final del recorrido realizará inevitablemente la ley universal: “No Hay Pedo”.

Me Vale Madres se lee con gran facilidad y diversión, es capaz de sorprender al lector en cada página, inducirlo a reflexionar, subvertir la lógica común y más que todo es un libro capaz de hacer reír hasta carcajear, sin hacer burla de sí mismo. Es un libro que tiene una forma única de danzar entre el estilo del tratado y el calor de la narrativa, la corrosividad de un artículo periodístico y la suavidad de la poesía.