/TRADICIONES QUE MATAN

TRADICIONES QUE MATAN

Cuando las tradiciones son un fenómeno folclórico son hermosas. Son nuestra historia, nuestras narraciones, nuestros cuentos. La tradición de los muertos en México, el palio de Siena, el carnaval de Río, la fiesta de Ganesh, el Dios elefante en Puna… El mundo sería más pobre sin ellas. Sin embargo la tradiciones pueden ser letales para la Humanidad cuando se convierten en una cadena que ata gente que nace libre a reglas que, sólo porque están escritas en un libro viejo, se vuelven sagradas; las tradiciones se vuelven un atentado a la inteligencia y a la evolución humana.

Lo que ha ayudado la Humanidad a ser más feliz, más evolucionada, más inteligente, ha llegado siempre de lo nuevo, nunca de lo viejo. La iglesia católica por ejemplo, por siglos ha combatido la Ciencia, considerándola una expresión de lo diabólico. Han torturado y quemado millones de mujeres, a nuestras abuelas, sólo porque, para sanar a sus hijos, usaban hierbas en lugar de Ave Marías. Han obstaculizado la Medicina, que era algo nuevo, porque quitaba poder a las pretensiones taumatúrgicas de las plegarias y de los tributos al clero; han casi matado a Galileo por atreverse a decir que Dios estaba escaso en Astronomía y escribió en la Biblia que el Sol giraba alrededor de la Tierra… así podemos continuar al infinito: la indisolubilidad del matrimonio, la virginidad, el viernes vegetariano… y brincando en otras casas u otros continentes: el Ramadán, el Sabbatt, la burka, o raros vestuarios y sombreritos.

En la India había una tradición religiosa – que los ingleses prohibieron, y que todavía se practica en lugares escondidos del continente indiano – que imponía a la mujer, cuando se quedaba viuda, de inmolarse tirándose viva sobre la pira funeraria del esposo para quemarse junto con él. ¡Qué religión justa y compasiva! No me sorprende que los hombres sean conservadores. Lo que no puedo verdaderamente entender es una mujer conservadora. ¿Cómo es posible que las mujeres no se den cuenta que todas las religiones han sido creadas por hombres, y han sido creadas muchas veces contra las mujeres, para esconderse detrás de “la palabra de Dios” para sancionar el derecho a usarlas, venderlas y abusarlas?

La inteligencia humana se manifiesta en su capacidad de aceptar los cambios y sacar el mayor provecho de ellos. Pero al parecer la inteligencia es todavía una mercancía rara en este mundo. La gente aún impone, manipula, condena, pelea o incluso mata y hace guerras con tal de defender tradiciones, ideas y creencias que en algún tiempo tuvieron algún sentido pero que ahora son la descarada representación de la idiotez humana.

La Humanidad, cuando los cambios eran lentos, se ha permitido ser idiota por siglos; esto se ha vuelto muy peligroso ahora que los cambios son rápidos y continuos.
Contingencia ecológica, clima, conflictos sociales, extremada desigualdad, flujos migratorios… son fenómenos que requieren inteligencia para ser enfrentados. ¿Cómo puedes tener la idea de encontrar en un libro escrito hace miles de años, las respuestas a problemas y situaciones inimaginables para los pobres primitivos que los escribieron? No serán las tradiciones, viejas religiones o libros polvorientos quienes nos van a salvar; será la Inteligencia. Y la Inteligencia se cultiva con la duda, no con la fe.