/Víctimas de un Bulo VF

Víctimas de un Bulo VF

Yo también, al parecer, he sido victima de un bulo. Me consuela  el hecho  de no ser el único. Con el huracán de informaciones que circulan en la red es casi imposible no caer en una trampa y creer por un día o una semana que hay un burro que vuela, o un ovni que entra y sale de un volcán, que la Tierra es plana y no redonda y que el hombre nunca llegó a la Luna.

Hace unos días publiqué un post acerca del Black Friday, reportando una noticia sugestiva acerca del origen de esta “rebaja universal”: el mercado de los esclavos. Después de Thanksgiving, asegura el supuesto bulo,  que se vendían a los esclavos en  una oferta especial, porque la aproximación del invierno los hacia menos útiles  por unos meses.

Probablemente no es una verdad histórica, y me disculpo por haberme hecho cómplice de un bulo. Pero, disculpen: ¿quién puede establecer con certidumbre lo que es un bulo y lo que no lo es? ¿lo que es “verdad histórica” y lo que es pura ficción? Difícil de contestar; pero una cosa es cierta: si la historia fuera escrita por los que han sido derrotados, y no por los victoriosos, en los libros se contaría una historia totalmente diferente. El Columbus Day por ejemplo, sería una día de luto y no de fiesta, la Batalla de Puebla una humillación en lugar de un orgullo, la caída de Berlín el fin de un sueño y el Imperio Romano sería la mas grande calamidad de la historia.

Al final, nosotros gente “normal”, nos compramos siempre lo que los ganadores quieren vendernos… Y durante el Black Friday nos venden verdaderamente de todo, incluso bulos y mentises.

Después del día de Thanksgiving,  resulta  que se usaba hacer rebajas al mercado, por lo tanto no me sorprendería que hubiera rebajas también en la mercancía más preciosa: los esclavos. Pero, desde el  punto estrictamente histórico, probablemente es un bulo… Al final también la donación de Constantino, documento que ha avalado por mas de 1.000 años el poder de la iglesia en Europa, en el 1.400 Lorenzo Valla descubrió que era un bulo. ¡Y qué decir de la Biblia, o al menos el Levítico, dictado a Moisés directamente por la voz de Dios? Esto también es un bulo. Los científicos, de hecho, examinando simplemente el lenguaje se han dado cuenta que no puede haber sido escrito en los tiempos de Moisés, sin hablar de todas las evidencias arqueológicas que revelan que los hechos contados en esta “sagrada” escritura no tienen ningún fundamento histórico: son un bulo. La gente por siglos ha sido torturada y mandada a la hoguera por haber puesto en duda un bulo. Y, por ironía de la suerte, todavía el presidente de los Estados Unidos jura fidelidad a la nación con la mano puesta sobre un bulo, y ¡el colmo! en los tribunales los testigos juran sobre el mismo bulo. … explicando el porque a pesar de jurar de “decir la verdad, toda la verdad…” al final todos dicen mucho menos que la verdad, y nadie se escandaliza por esto.

Pero al final ¿a quién le importa? Desde el  punto de vista de un meditador, que es mi punto de vista, son todos bulos, porque lo único que existe es este momento presente. El pasado, desde el punto de vista de la búsqueda de sí mismo, es absolutamente irrelevante. Y además, si incluso en la visión de este momento presente tenemos todos impresiones diferentes de la misma realidad (porque todos la interpretamos de acuerdo a nuestros diferentes patrones, ideas, miedos y deseos) imagínate que pasa con lo que ha sucedido hace cien o mil años… o el día de ayer. Si marido y mujer no pueden recordar de la misma forma el día de su matrimonio, ¿qué se queda de toda la historia que nos cuentan? Probablemente se queda la voz de quien grita más.

Si todas las historias son potencialmente bulos, francamente prefiero quedarme con el bulo que me gusta más, así que ¿qué cambia?

Sí, probablemente el Black Friday, no tiene nada a que ver con el mercado de los esclavos, pero tiene seguramente a que ver con una perdida solapada y silenciosa de la libertad. Aquella invisible esclavitud que nos convence a necesitar lo que el mercado quiere vender, que nos hace comprar lo que el vocero mas ruidoso nos propone, y que, además, nos induce a comprarlo el día en que los negociantes quieren. ¿Por qué no?: ¡El Viernes Negro!!!

Probablemente el Black Friday no tiene nada a que ver con los esclavos de aquella vez, pero seguramente tiene todo que ver con los esclavos de hoy día.

No es importante el lugar de nacimiento, la fecha, o el porque algo nació… o incluso si nació. Lo importante de contar historias, por ciertas o falsas que sean, es  crear un puente entre quien las cuenta y quien las escucha, entre yo que escribo y tú que lees. Porque, en esta conexión, se realiza aquel misterioso sentimiento de unidad que, más allá de las ideas y de las culturas, nos envuelve universalmente en el silencio cuando decimos “te amo”.